Ya tenemos los primeros a quien «No votar», en Resistencia

La ordenanza N°12467 estipula la prohibición de pasacalles y las sanciones correspondientes para los partidos políticos que no la cumplan, que van de 100 a 1000 litros de nafta súper.

Pero en casa de “herrero cuchillo de palo” dice el dicho y bien puede aplicarse al veterano dirigente municipal, Jacinto Sampayo, que tiene colgado los pasacalles frente al mismo municipio, anticipando que nada le importa de las ordenanzas municipales, ya que son sus hombres, quienes están como autoridades de control en el municipio de Resistencia.

Otro es el caso del ex diputado provincial, Raúl Acosta, vaya ejemplo de alguien que suponíamos debería ser apegado al cumplimiento de las ordenanzas y leyes, pero parece no importarle tampoco lo que determine el Concejo Deliberante.

Hace muy pocos días, el pasado martes, el presidente del Concejo, Gustavo Martínez, presentó junto a concejales de todos los partidos políticos, la ordenanza sancionada en el año 2018 y elaborada por María Cecilia Baroni, que prohíbe la colocación de publicidad proselitista en espacios públicos y en los privados de uso público.

Los concejales de Resistencia, Gustavo Martínez (PJ), María Cecilia Baroni (PJ), María Teresa Celada (UCR – Vamos Chaco), Martín Bogado (ARI), Nancy Sotelo (Somos Igualdad) y Griselda Ojeda (PJ), encabezaron una conferencia de prensa en el recinto de sesiones donde solicitaron a partidos políticos y militantes el cumplimiento de la aplicación de la ordenanza que regula la utilización de cartelería durante la campaña electoral, en la cual se establece la prohibición del empleo de pasacalles en espacios públicos.

La consigna “si ensucia, no lo voto”, fue mencionada en la conferencia de prensa, como un leitmotiv de esta campaña asumida unánimemente por el Concejo Deliberante de Resistencia. Y en ella, se expresa también la necesidad del compromiso del conjunto de los ciudadanos y ciudadanas, para preservar el cumplimiento de las normas y de la limpieza y belleza de la ciudad donde habitamos.

En definitiva, No vote a los que ensucian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *