Un panadero casi pierde un ojo de un hondazo que disparo un niño de 9 años

Javier Tévez, de 38 años, circulaba en una moto, cuando recibió el impacto de una piedra en el ojo derecho.

Un humilde panadero de barrio El Jardín, ubicado en las serranías del oeste de San José de Metán, Salta, sufrió graves lesiones en un ojo luego de que un niño de 9 años le disparara con una honda, un elemento con el que se arroja piedras a gran velocidad, al que también se conoce como gomera.

Se trata de Javier Tévez, quien reside con su familia en ese humilde barrio. Está desocupado por eso actualmente se dedica a la venta ambulante de pan casero. “Iba por una calle en mi moto cuando vi al chico que me apuntó con la honda y luego sentí el fuerte impacto en el ojo derecho. Quedé muy mareado, me caí del rodado y me levanté como pude, ya que los muchachos que estaban en el lugar no reaccionaron porque quedaron sorprendidos por lo que pasó”, dijo Tévez a El Tribuno.

El panadero luego se subió a la moto como pudo y se dirigió a su casa, ubicada cerca de allí y cuando iba ingresando se desmayó. Sus familiares lo llevaron en un remis al hospital Del Carmen de Metán, donde le hicieron estudios y estuvo internado durante dos días.

Actualmente tiene el ojo morado y con sangre en el interior. “Tengo dolores de cabeza y me tengo que seguir haciendo estudios porque puedo tener alguna secuela por el terrible golpe de la piedra”, dijo el vecino preocupado.
“En la zona del barrio El Jardín siempre andan muchos chicos y jóvenes con hondas, tirando piedras para todos lados y matando animales como loros, palomas y tucanes. Son un peligro, porque pueden matar a una persona con esas piedras que arrojan”, destacó Tévez, quien radicó una denuncia en la Comisaría 30 por lo ocurrido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *