Por qué la quinoa es considerada un superalimento

La quinoa crece bien en condiciones duras, como terrenos salados y de baja calidad, en grandes alturas y temperaturas frías, lo que significa que puede cultivarse en lugares donde cereales comunes como el trigo y el arroz tienen problemas. En los últimos años se ha convertido en un producto de moda en Occidente, promocionado sobre todo como un alimento saludable.

¿Por qué es buena la quinoa? Es libre de gluten. Por este motivo, se convirtió en un ingrediente fundamental en la dieta para celíacos.

– Es una bomba de minerales, como calcio, magnesio, potasio, hierro y zinc.

– Contiene vitaminas.

– Es una fuente inigualable de hierro; está recomendado en dietas vegetarianas o veganas.

– Tiene alto contenido en omega 3. Esto la convierte en un alimento protector cardiovascular y antiinflamatorio.

– Sus propiedades antioxidantes contribuyen a reducir la acción de los radicales libres, los cuales generan inflamación y disfunción arterial, como la aterosclerosis.

– Por su alto contenido en fibras, es una propuesta más que acertada para estimular el tránsito intestinal, generando una correcta evacuación y depuración.

– Al permanecer más tiempo en el estómago, aumenta la sensación de saciedad, una característica fundamental para regular las ingestas y facilitar el descenso de peso.

– Regula el pasaje de glucosa a la sangre. Esto evita los picos de glucemia y favorece a las personas con diabetes.

Para consumir la quinoa, es fundamental lavar las semillas siete veces para eliminar la saponina, una arenilla de sabor amargo que produce la planta para su defensa. Una vez que el agua se vea limpia, el ingrediente estará listo para el siguiente paso.

La forma de cocción: hervirla durante 20 ó 25 minutos, o hasta cuando las semillas desprendan un arito o sombrerito. Con la cocción, duplicará su volumen.

Al presentar un sabor neutro y suave, puede incorporarse en preparaciones saladas y dulces. Se usa en salteados, sopas, ensaladas, guisos, panes, tortas, brownies, muffins, galletitas, pastas frescas, pizzas y elementos de pastelería, cocidos tipo porridge, entre otras opciones.

También se consiguen harinas, fideos y hojuelas, tipo pochoclo.

Fuente: infobae.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *