«No tan a la derecha»: Los cristianos arman un partido nacional lejos de Gómez Centurión y Hotton

Sectores evangélicos conformaron UNO de cara al 2021; se distanciaron de NOS y se muestran cercanos a la estructura de Juntos por el Cambio.

El movimiento cristiano en política es relativamente incipiente en Argentina, al menos con las fuerzas evangélicas como protagonistas. Despertó en 2018 gracias a que Macri permitió en el Congreso de la Nación el tratamiento de la despenalización del aborto. Fue la chispa que inició el incendio.  Amplios sectores evangélicos, católicos y organizaciones pro-vida no confesionales se encolumnaron detrás del rechazo a la propuesta. Luego comenzaron a tener distintas participaciones en política a lo largo de todo el país, pero nunca articulados.

Ahora la propuesta de la mano de UNO (Una Nueva Oportunidad) comienza a despuntar las primeras lineas de organización a nivel nacional incluyendo sectores cristianos, pero “no necesariamente excluyente”, como dice su referente tucumana Ana Valoy“somos un espacio conservador con principios cristianos”, tratando de atraer a ese perfil electoral que prioriza la vida, la familia, la libertad y la propiedad privada; además de hacer el llamado a los desencantados del Kirchnerismo, Cambiemos e incluso NOS.

“UNO es un partido político nacional”

Surgió por el acuerdo de varios referentes evangélicos que venían trabajando el armado de partidos provinciales en el país con alianzas de sectores católicos y pro-vida. “Todos dijimos ‘estoy por hacer un partido en mi provincia’, entonces decidimos fijar las bases y el nombre y jugar a la grande”, comenta desafiante Valoy.

Actualmente ya tienen representación en 8 provincias: «Formosa armado por Oscar Krause, Tucumán (Ana Valoy), Entre Ríos (Leandro Jacobi), Chaco (Andrés Neznajko), Corrientes (Gabriela Sosa), La Pampa (Roberto Torres), Mendoza (Walter Lucero), Santa Fe (Walter Ghione) y Buenos Aires (Diego Villamayor)», explicó el diputado Walter Guione.

Ideológicamente se ubican como oposición al Gobierno de Fernandez y ya se habla de un acercamiento a Juntos Por el Cambio. «Las mayores cercanías (con diferencias y criticas) son con Cambiemos”. Este es un punto difícil de digerir para los mismo sectores que el partido pretende representar, porque éstos ven a Macri cómo, sino el principal, el primer impulsor del aborto en Argentina.

Desde el espacio explican que hay un acercamiento con Cambiemos por dos cosas. La primera tiene que ver con qué la mayoría de los que compone la mesa de UNO, ya tuvo participación desde el Macrismo en elecciones pasadas. Y la segunda es estratégica, explica la politólogo Ana Valoy: “nuestras intenciones son frentistas. Pretendemos ser parte de un frente porque entendemos que no podemos en dos años armar un candidato a presidente; no tenemos la estructura, la fuerza ni el dinero aun para hacerlo. Lo más sabio es integrar un frente”.

Lo que estamos haciendo es tener acercamiento con los referentes de cada partido. Nos sentamos con Pato Bullrich; esta semana con Cornejo de la UCR. Nos acercamos con la intensión de que nos conozcan y sepan que somos un partido nacional. Hay un acercamiento para competir porque queremos representación en los cargos legislativos”.  

Sobre esto último desde el espacio reflexionan que los sectores cristianos no están bien representados en la legislatura nacional. Hablando solo del sector evangélico hay dos referentes en el Congreso de la Nación, Dina Rezinovsky y David Schlereth, ambos cristianos profesantes. Sobre un total de 329 legisladores totales entre las dos Cámaras, eso representa un 0.60%. Ésto se contradice con las últimas estadistas sobre la cantidad total de creyentes evangélicos en argentina que alcanzaría el 15% a finales de 2019.

“No nos sentimos identificados con una ultraderecha pro-dictadura”

“A la derecha, pero no tan a la derecha” dijeron sobre NOS, el partido que pretendió representar a los sectores evangélicos en las últimas elecciones. La consigna es clara, se distancian de Gómez Centurión y su aliada evangélica Cynthia Hotton. “No nos sentimos identificados con una ultraderecha pro-dictadura”, aunque si tienen en común la postura económica liberal y también creen que se debería discutir una reforma tributaria que favorezca la productividad del sector privado en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *