Matías fue trapito, estudia dos carreras y necesita ayuda para darles de comer el 24 a los necesitados

El chico de la primera foto se llama Matías Ayala. Su abuela cuidaba autos en Don Abel. A los 10 años aproximadamente quedó huérfano, al morir su abuela, no tiene madre ni padre. Hasta los 18-20 sobrevivió cuidando autos en Don Abel. A lo mejor te lo encontraste alguna vez. Y a pesar de haber quedado solo en casa, continuó sus estudios primarios y secundarios y hoy está en segundo año de Ciencias Económicas y en tercer año de profesorado de matemáticas.

Todos los años, con parte de la familia que le quedó, todos humildes, preparan comida para la gente de situación de calle para navidad y año nuevo. Pasan las fiestas en la Plaza 25 de Mayo.

Es un ejemplo de superación y de solidaridad. Si podes dar una mano a Matías te dejo la placa con el aviso de la movida de este año.

El número de Matías es 3624073643  y lo contactás directamente y sin intermediario alguno. Gracias por tomarte el tiempo para leer su historia de vida y no nos cansemos de hacer el bien por quien necesita un poco más que nosotros… Siempre volverá multiplicado!

Infoqom habló con Matías Ayala, quien cuenta que “nació en 1998 en Resistencia, nunca supo quién era su padre y su madre murió cuando él tenía un año y unos meses, y desde entonces su abuela lo crió hasta los 10 años que ella también murió. De ahí se quedó con su tío hasta los 16 años que se independizó. Desde muy chico era independiente cuidaba coches, se mantenía y se daba sus gustos solo”.

“A los 19 años terminé mis estudios secundarios, y ahora estoy en 2do año de Ciencias Económicas y 3er año en profesorado en matemáticas. Junto con mi familia y amigos damos alimento desde hace 3 o 4 años, los 24 de diciembre en la Plaza 25 de Mayo y estamos necesitando la colaboración de todos, los que puedan dar algo” sostiene.

Este chico tiene mucha empatía con todas estas personas ya que, según sus palabras, «siempre fui de la calle, desde los 6 a los 10 años cuidaba autos en la Parrilla Don Abel y luego hasta los 18 fui solo a trabajar, a lavar, y ahora pude conseguir un mejor trabajo, tengo mi casita y ahora quiero devolver algo de lo que hizo la sociedad por mi, porque muchos me ayudaron a mi, y quiero ayudar a otros, con lo poquito que tengo, o ser un nexo para poder ayudar a la gente». Él sabe perfectamente los que es dormir en las calles, no tener alimento, ni hogar y tener que salir a trabajar a temprana edad. Quiere ayudar y hacer lo que alguien hizo una vez por él para ayudarlo a salir de esa situación, por lo que entregarán bandejas en la plaza, en el Hospital Perrando y en el Pediátrico. Te comunicás con él al 3624073643.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *