Corrientes: seis casos de violencia de género

En las últimas horas trascendieron dos hechos más de agresiones a mujeres, lo que sumó seis casos en los últimos días. Solo hay tres detenidos y buscan a los otros restantes, entre ellos a Álvaro Villalba acusado de desfigurar el rostro a su pareja a puñetazos y también le provocó quemaduras en el pecho y cuello.

Para familiares de Estefanía (26), golpeada y quemada, fue un intento de feminicidio. Comentaron que el agresor, Álvaro Villalba es muy violento. Su exmujer lo denunció y la justicia le impuso una perimetral.

En la requisa que los policías realizaron en el departamento donde ocurrió el ataque, hallaron un arma de fuego que pertenecería al fugitivo. Vecinos lo calificaron a Villalba como un irrascible.

La Policía movilizó a agentes de distintas unidades para ubicar y capturar a Villalba, quien desapareció de los lugares que frecuentaba.

Segundo caso

Por otra parte, en Villa Chiquita una mujer radicó una denuncia en la comisaría 5ª por la violenta agresión que sufrió su madre. Acusaron a un hombre de quien solo trascendió su apodo, Chongo, quien se presentó en la comisaría y negó los cargos. No se sabe en qué circunstancias Olga, de origen gitano, quedó con parte del rostro cubierto de sangre por los feroces puñatazos. Esa imagen de portada se viralizó en las redes sociales.   

Tercer caso

En el barrio 17 de Agosto, una señora, madre de 5 hijos, denunció a su concubino y demás familiares por las agresiones que sufrió. También utilizó las redes sociales para hacer un desesperado llamado de ayuda. Dos hijos, que tuvo que el agresor, se quedaron en la casa y ella tuvo que abandonar el domicilio para evitar una situación trágica.

Cuarto caso

En el barrio Virgen de los Dolores, en Las Piedras y Baldepeña, un hombre golpeó a su mujer y a su suegro. La señora recibió una paliza y la policía llegó cuando la castigaba.

Sexto caso

En el barrio Colombia Granaderos, una chica, de 26 años, sufrió graves traumatismos en el rostro y quemaduras.

En resumen, mujeres son golpeadas, quemadas, lastimadas en lo físico y dejando heridas en lo psicológico, en muchos casos irrecuperables.

Fuente: Julio Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *