Bosch denegó la excarcelación a Roberto Lugo

El Juez Federal Subrogante Enrique Bosch resolvió denegar la excarcelación a Roberto Marcelo Lugo por los fundamentos expuestos como corresponde analizar si en autos existen elementos que funden la necesidad de restringir la libertad ambulatoria del imputado, concretamente peligro de su fuga o peligro de entorpecimiento. En términos generales, se advierte un pronóstico de peligrosidad procesal representado por la posibilidad concreta de que el imputado obstaculice el normal desenvolvimiento de los actos presente  de la presente instrucción.

  • En relación a resolver el presente incidente caratulado: “incidente de excarcelación de Lugo Roberto Marcelo”; el juez consideró que, la Cámara Federal de Apelaciones de esta ciudad reenvía el presente incidente, en virtud de la resolución dictada en fecha veintinueve de noviembre del corriente año obrante, por el cual la Alzada así lo dispuso a efectos de que, previa actualización se dicte una nueva resolución con sustento en los mismos y en los considerandos que integran dicha resolución.
  • Por lo que, en función de los términos lo resuelto por la Alzada, se corrió nueva vista al Ministerio Público Fiscal quien dictaminó que no se debía hacer lugar a la excarcelación de Roberto Marcelo Lugo por los fundamentos vertidos en dicho dictamen a los cuales me remito íntegramente en razón de la celeridad procesal.
  • Ingresando en el análisis de la procedencia de esta medida cautelar de coerción, debo tener en cuenta la reciente implementación de los artículos del Código Procesal Penal Federal, el reconocimiento constitucional de la garantía de toda persona a ser tratada como inocente hasta que en un juicio respetuoso del debido proceso se demuestre su culpabilidad y el derecho general a la libertad ambulatoria del que goza todo habitante  lo que permite derivar como principio en la materia, el derecho a la libertad física y ambulatoria del sujeto sometido a proceso, durante el transcurso de éste, a efectos de que la prisión preventiva no se transforme en una pena anticipada.

Analizada la situación de Roberto Marcelo Lugo en función del ordenamiento ritual vigente y del nuevo código de procedimientos, advierto que se mantiene las pautas objetiva y circunstancias fácticas por los cuales la jueza titular le denegara la excarcelación al nombrado en otras oportunidades.

Sin perjuicio de la novedad legislativa reseñada, cabe destacar que la jurisprudencia dominante en materia de prisión preventiva, ya se enmarcaba en la idea de que su aplicación se debe limitar a los supuestos de riesgos procesales, si bien ahora tales pautas se cristalizan en la nueva normativa, lo que reduce considerablemente la discrecionalidad de los magistrados llamados a resolver, no significa necesariamente un  cambio de paradigma en lo atinente al derecho a permanecer en libertad durante el proceso, al menos en consideración  al criterio que vengo aplicando en las distintas causas.

No obstante lo expuesto entiendo que el nuevo esquema procesal impone necesariamente analizar la suficiencia de las distintas opciones previstas en el art. 210 a los efectos de preservar el proceso judicial.

Corresponde analizar si en autos existen elementos que funden la necesidad de restringir la libertad ambulatoria del imputado, concretamente peligro de su fuga o peligro de entorpecimiento (art. 221 y 222 respectivamente del C.P.P.F.), únicas circunstancias que permitirían excepcionalmente la restricción cautelar en esta instancia, y cuál es el grado de restricción que, dentro de las distintas alternativas previstas en el art. 210, corresponde aplicar en el caso particular.

Teniendo en cuenta a estos parámetros, entiendo que las medidas de coerción enunciadas en resultan insuficientes asegurar la comparecencia del imputado o evitar el entorpecimiento de la investigación, encontrándose reunidos los extremos -peligros procesales- se advierte un pronóstico de peligrosidad procesal representado por la posibilidad concreta de que el imputado obstaculice el normal desenvolvimiento de los actos presente  de la presente instrucción.

Desde su posición jerárquica, como ex funcionario público de gobierno  y/o manteniendo el dominio funcional de las sociedades Finza S.A e Intranea S.A y  de las cuales habría tenido el control sin figurar formalmente, podría obrar de algún modo que dificulte el desarrollo regular de la causa, como así también podría ejercer influencia directa en posibles testigos cuyo conocimiento resulta relevante para el esclarecimiento de los hechos cuestionados.

Al encontrarnos frente a presuntos actos de corrupción sumamente complejos, dentro de la cual habrían intervenido necesariamente funcionarios públicos, personas afines a los mismos y una numerosa cantidad de sociedades comerciales y fundaciones, los cuales con el aprovechamiento de la estructura de dicha repartición, habrían extraído espuriamente dinero del Estado Provincial,  siendo el imputado un eslabón necesario e importante de aquella cadena.

Sin perjuicio de que el avance de la presente instrucción y su pronta clausura generan un escenario donde, las posibilidades de entorpecimiento  del proceso disminuyen, ello no impide estimar que el mismo se mantiene latente, no desapareciendo en el caso puntual el referido riesgo.

Ante esta situación, cabe poner en resalto que el día 03 de diciembre del corriente año, el Ministerio Público Fiscal presentó un nuevo requerimiento de instrucción ampliatorio contra Roberto Marcelo Lugo, Patricia Noemí Vázquez y Carlos Manuel Amarilla, el cual -si bien está sujeto a evaluación- presenta una nueva hipótesis investigativa aún no desarrollada, circunstancia relevante al efecto de determinar si los riegos de obstaculización se encuentran vigentes.

La reciente imputación con nuevos hechos presuntamente delictivos en los términos del Código Penal Argentino se exhibe como determinante en la valoración aquí realizada que me inclina razonablemente a advertir que en tales condiciones la soltura del nombrado podría repercutir en la profundización de los hechos presuntamente criminales puestos en conocimiento a esta magistratura.

Si bien tengo presente que la instrucción presenta un grado de avance significativo, también es cierto que la misma presenta matices de gran complejidad analítica, los cuales integrados a la reciente imputación previamente descripta  consolidan un escenario propicio para rechazar nuevamente la excarcelación a Roberto Marcelo Lugo.

También se encuentran dadas las condiciones y pautas que prevé del nuevo Código Procesal Penal Federal para verificar la existencia cierta del peligro de fuga. Cabe recordar que en el caso en concreto las conductas atribuidas a Roberto Marcelo Lugo, se encuentra subsumida en la supuesta comisión al delito de lavado de dinero agravado por habitualidad y ser miembro de una banda, en calidad de coautor con la agravante prevista delito por el cual fue procesado por la juez titular en fecha 07 de junio de 2018.

Sin perjuicio que del informe socio ambiental obrante en autos surge que Roberto Marcelo Lugo tendría arraigo domiciliario, donde residiría con Mónica Viviana Yaczuk – esposa – e hijos, como así que tampoco registra antecedentes penales, lo cierto es que se debe tener especial consideración el delito imputado al mismo y a las circunstancias que rodearon su comisión, tal como fuera detallado precedentemente.

Cabe mencionar que Lugo  se encuentra también detenido a disposición del Equipo Fiscal Especial de la Provincia del Chaco,  quienes  llevan la instrucción que comprende los presuntos ilícitos precedentes vinculados a la presente causa. Es así, que el  peligro de fuga aumenta proporcionalmente a medida que nos encontramos temporalmente más próximos a la clausura de instrucción. Esta última circunstancia considerada dentro del contexto de la hipótesis investigativa, donde existirían importantes volúmenes de dinero físico por fuera de los circuitos bancarios, robustece la posibilidad de eludir con mayor facilidad el accionar de la justicia y permite considerar latente este peligro.

Nos encontramos ante un proceso que reviste complejidad sobre el hecho investigado en virtud de sus características, cantidad de personas involucradas, voluminosidad de su extensión y cantidad de medidas instructoras dictadas.

Más aun teniendo en consideración el rol protagónico que el Sr. Lugo habría asumido dentro de este complejo esquema organizativo examinado, a partir de lo cual es dable suponer que como consecuencia de la disponibilidad sustancial de medios económicos podría contar con la logística necesaria, ya sea para eludir el acción de la justicia, o en su caso mantenerse prófugo de ella.

Tales elementos, me conducen a afirmar, sin desconocer el tiempo que el nombrado ha permanecido en prisión preventiva que resulta necesario mantener tal medida coercitiva.

Por lo que, en caso de concederse la excarcelación a Roberto Marcelo Lugo, ello resultaría en una posibilidad cierta y real para que  pudiera eludiera el accionar de la justicia y entorpecer la investigación.

Es así que en virtud de lo expresando anteriormente dicho planteo debe ser denegado, ya que en la causa siguen latentes los peligros procesales detallados precedentemente.

Por lo que en virtud de lo expuesto anteriormente es que el Juez Federal Subrogante Enrique Bosch resolvió denegar la excarcelación a Roberto Marcelo Lugo.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *